viernes, 14 de diciembre de 2012

DE LA LUZ, Matías Krahan, Galería de Arte Carolina Rojo


Ayer estuve en una de las exposiciones más bonitas que he estado últimamente.
En la galería de Arte de Carolina Rojo, Un joven artista de Santiago de Chile, Matias Krahn.
De lo mejor que he visto en pintura moderna. Una explosión de colores en azules fascinante.
Me recuerda al mundo acuático.Los cuadros son penetrantes, y el artista consigue fascinar.
Os dejo la nota de prensa, y alguna foto de la exposición.Pero ir a verla, que merece  mucho la pena!!!
Galería de Arte Carolina Rojo, Calle Albareda nº 6, 50004 Zaragoza






DE LA LUZ
Pinturas de Matías Krahn
Fechas: 13 de diciembre, 2012- 13 de enero, 2013
Residente en España desde 1980, el artista Matías Krahn (Santiago de Chile,1972) presenta su primera exposición individual en Zaragoza: un extenso horizonte pintado a golpes de emoción; que eso son sus cuadros.
El color estalla en estos paisajes de atmósferas abigarradas donde todo se precipita y
se disuelve sin un orden capaz de organizar el discurrir de una creación que se quiere libre.
No pasa inadvertida en esta secuencia pictórica la fascinación de Matías Krahn por el arte de las vanguardias históricas, no en vano fue asunto central de su tesis doctoral Pintura postmoderna y fin del proyecto moderno de progreso.
Entre el pluralismo y el impulso vanguardista. Más allá de lo que pudiera derivarse de sus conclusiones teóricas, Matías Krahn confía en el ejercicio pictórico la posibilidad de retomar el impulso vanguardista que tanto anhela, y como resultado de esa confrontación surgen estos paisajes agitados por vientos nada propicios en los que permanece la huella magicista y surreal del grupo Dau al Set; la memoria del universo mironiano, siempre en ebullición; los latidos palpitantes de Paul Klee; o el colorido gesticulante de aroma oriental que confabula azules brillantes con voluptuosos rosas en una extraña mezcla que solo los toques de naranjas y negros, siempre tan certeros, consiguen neutralizar.
Todo en la pintura de Matías Krahn parece responder a un deseo de no prolongar dialécticas para concentrar las energías en el logro de una armonía que, no obstante y pese a tantos esfuerzos, se escapa. O quizás todosea un espejismo.
De la luz titula Matías Krahn este horizonte pintado, construido y asentado en la progresiva sucesión de sus cuadros, variaciones sobre lo mismo, al decir del poeta Armando Uribe. Un horizonte del que solo conocemos su naturaleza pictórica, aplicada en la configuración de una topografía mural donde la impronta de raspados, trazos y texturas se alían con manchas, esferas y figuras de geometría deforme. ¿Qué hay detrás de esa pantalla fantasmal de incisiones lineales y formas contagiadas de color? Quizás una ciudad oculta y ensombrecida tras la confabulación de estallidos de luces naturales y artificiales que quiebran en miles de pequeños fragmentos la unidad perdida desde hace tantísimo tiempo que citarla resulta de todo punto inconveniente.
Chus Tudelilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario